Los principales beneficios al contratar un servicio de mantenimiento de edificios

Si para los coches tenemos la ITV (Inspección Técnica de Vehículos), para los edificios nos encontramos con la ITE (Inspección Técnica de Edificios), obligatoria pasar esta inspección a partir de los 45-50 años de antigüedad de la construcción y, una vez pasados esos años, es obligatoria hacerla cada 10 años. 

Dentro de esta inspección, encontramos que hay varios elementos del inmueble que pasarán por una revisión: cimentación, estructura, fachadas, cubiertas, instalaciones, etc… Por ello, contratar un servicio de mantenimiento es imprescindible para que el dictamen sea favorable.  Por ello, hoy descubrirás los principales beneficios de contratar a una empresa que vele por la seguridad de tu edificio y ahorrar en futuros problemas. 

Consigue un edificio 100% seguro

El mantenimiento regular de un edificio puede prevenir accidentes y lesiones a los usuarios del edificio y a los trabajadores que realizan tareas de mantenimiento.

Por ejemplo, si un techo está dañado, puede haber goteras que pueden causar lesiones por resbalones y caídas. Si los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado no se mantienen adecuadamente, pueden causar problemas de calidad del aire interior, como la acumulación de polvo, hongos y bacterias, provocando problemas de salud. 

Los problemas eléctricos también son comunes en los edificios que no se mantienen adecuadamente. Los cables eléctricos desgastados o mal instalados pueden provocar incendios o electrocuciones. Así, saber que el edificio está en buenas condiciones y que se realizan inspecciones regulares puede aumentar la confianza en la seguridad del edificio y reducir la preocupación por posibles riesgos.

Solicite información para realizar una obra o mantenimiento de un proyecto civil o privado

Ahorras tiempo y dinero

El mantenimiento regular de un edificio no solo es importante para garantizar su buen funcionamiento y durabilidad, sino que también puede ser una forma efectiva de ahorrar dinero y tiempo a largo plazo.

Si se detecta un problema temprano, se puede abordar antes de que se convierta en un problema mayor y más costoso de reparar. Por ejemplo, la reparación de un techo con goteras puede costar una fracción de lo que costaría reemplazar todo el techo después de un daño más grave.

En conclusión, el mantenimiento regular de un edificio puede ser una forma efectiva de ahorrar dinero a largo plazo. La prevención de costosos gastos de reparación, la prolongación de la vida útil de los sistemas y equipos del edificio, la prevención de fallas y el aumento del valor del edificio son algunos de los beneficios que encontrarás al contratar a una empresa especializada en mantenimiento.

Listo para pasar la ITE

El cumplimiento de regulaciones es uno de los beneficios más importantes del mantenimiento de edificios. Al cumplirlas, los propietarios y administradores de edificios pueden proteger a sus inquilinos y trabajadores, reducir el riesgo de accidentes y lesiones, y evitar multas y sanciones.

Los edificios deben cumplir con los códigos de construcción locales y nacionales que establecen requisitos para la instalación de sistemas de detección de humo y fuego, extintores de incendios, salidas de emergencia y otras medidas de seguridad.

En España, existen regulaciones específicas que deben cumplirse para garantizar la seguridad y el mantenimiento de edificios. Entre estas regulaciones se encuentran el Código Técnico de la Edificación (CTE), que establece los requisitos para la construcción de edificios; la Ley de Propiedad Horizontal, que establece las obligaciones de los propietarios y administradores de edificios de apartamentos; y el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), que establece los requisitos para el mantenimiento de los sistemas de calefacción y aire acondicionado.

¿Y qué pasa si me sale desfavorable la ITE?

Cuando se lleva a cabo la ITE se puede dar el caso de que sea favorable y desfavorable. En este último caso, hay 3 tipos de resultados:

  • Leve: Encuentran deficiencias que no afectan directamente al buen funcionamiento del edificio, pero son recomendables repararlas. La inspección se deberá realizar después de 10 años. 
  • Importantes: Se encuentran desperfectos que afectan al funcionamiento de la vivienda. En este caso, la próxima revisión se hará cada 6 años
  • Graves: En el peor de los casos, se encuentran fallos que suponen un peligro para la estabilidad del edificio y supone un riesgo para los vecinos. Por ello, se tendrá que hacer una inspección cada 3 años y una revisión cada 1. 

En conclusión, el mantenimiento preventivo es una parte esencial del mantenimiento de edificios y estructuras. Ayuda a prevenir riesgos para la seguridad, a ahorrar dinero a largo plazo, a aumentar la durabilidad, a mejorar el rendimiento y a cumplir con las regulaciones. Por lo tanto, es importante que las empresas de obra civil, edificación y reformas, así como los propietarios de edificios y estructuras, inviertan en un mantenimiento preventivo adecuado para garantizar la seguridad y la eficiencia de sus propiedades.